Vampiros Emo

March 21, 2018 | Author: mercurio9 | Category: Emotions, Self-Improvement, Intuition, Love, Stress (Biology)


Comments



Description

Judith Orloffautora del bestseller Positive Energy LIBERTAD EMOCIONAL Cómo dejar de ser víctima de las emociones negativas libertad emocional - tripa.indd 5 22/02/11 11:40 Si este libro le ha interesado y desea que le mantengamos informado de nuestras publicaciones, escríbanos indicándonos qué temas son de su interés (Astrología, Autoayuda, Ciencias Ocultas, Artes Marciales, Naturismo, Espiritualidad, Tradición…) y gustosamente le complaceremos. Puede consultar nuestro catálogo en www.edicionesobelisco.com Colección Psicología Libertad emocional Judith Orlof 1.ª edición: febrero de 2011 Título original: Emotional Freedom Traducción: Antonio Cutanda Corrección: M.ª Jesús Rodríguez Maquetación: Marta Rovira Diseño de cubierta: Enrique Iborra © 2009, Judith Orlof. Traducción publicada por acuerdo con Harmony Books, sello editorial de Te Crown Publishing Group, una división de Random House Inc. (Reservados todos los derechos) © 2011, Ediciones Obelisco, S. L. (Reservados todos los derechos) Edita: Ediciones Obelisco, S. L. Pere IV, 78 3.ª planta, 5.ª puerta 08005 Barcelona - España Tel. 93 309 85 25 - Fax 93 309 85 23 e-mail: [email protected] Paracas, 59 C1275AFA Buenos Aires - Argentina Tel. (541-14) 305 06 33 - Fax: (541-14) 304 78 20 ISBN: 978-84-9777-722-3 Depósito legal: B-1.475-2011 Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada, transmitida o utilizada en manera alguna por ningún medio, ya sea electrónico, químico, mecánico, óptico, de grabación o electrográfco, sin el previo consentimiento por escrito del editor. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográfcos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. libertad emocional - tripa.indd 6 22/02/11 11:40 Í NDI CE GENERAL Agradecimientos .............................................................................. 9 Introducción. Libertad emocional: el secreto de la serenidad ........... 13 PRI MERA PARTE: Tanteando el poder de la libertad emocional ................................... 25 CAPÍ TULO UNO: El sendero hacia la libertad emocional: el comienzo del aprendizaje del amor ...................................... 27 Los fundamentos de la libertad emocional: el punto de arranque de tu liberación ...................................... 31 Más allá de la medicina convencional: integrar la intuición para controlar mejor las emociones .......... 34 ¿Hasta qué punto eres emocionalmente libre? ............................ 43 Haz el test de libertad emocional ............................................... 44 A tener en cuenta: las diferencias emocionales entre los hombres y las mujeres ............................................... 47 CAPÍ TULO DOS: Cuatro secretos prácticos para potenciar tu vida emocional ............................................ 51 Secreto 1: reprograma la biología de tus emociones .................... 52 Secreto 2: descubre el signifcado espiritual de tus emociones .... 62 Secreto 3: descubre el poder energético de tus emociones ........... 69 Secreto 4: traza un mapa de la psicología de tus emociones ........ 76 libertad emocional - tripa.indd 499 22/02/11 11:41 CAPÍ TULO TRES: Soñar y dormir: el acceso a unos revolucionarios estados de conciencia .............................................................. 85 El sueño como el gran despertador de la libertad: un enfoque de cuerpo-y-alma ................................ 87 La biología mágica de tu ciclo de sueño ..................................... 91 Lo que nos impide dormir: superar el insomnio ......................... 94 El insomnio y el estado hipnagógico: atraviesa la puerta entre el sueño y el desvelo ........................... 100 Los sueños como oportunidades para la libertad ........................ 103 Los puntos esenciales del trabajo con los sueños: estrategias para dejar que los sueños te liberen ......................... 104 CAPÍ TULO CUATRO: De lo intelectual a lo empático: ¿cuál es tu tipología emocional? ........................................................... 133 ¿Cuál es tu tipología emocional? ................................................ 135 CAPÍ TULO CI NCO: El combate con los vampiros emocionales: cómo comprender y proteger tu sensibilidad ........................... 157 Guía de supervivencia frente a los vampiros emocionales: quiénes son y cómo protegerte de ellos .................................... 161 SEGUNDA PARTE: Tus herramientas para la liberación ................................................. 187 CAPÍ TULO SEI S: La Primera Transformación: enfrentarse al miedo, cultivar el coraje .................................... 189 Reprograma la biología del miedo y del coraje ........................... 194 Descubre el signifcado espiritual del miedo y del coraje ............ 203 Experimenta el poder energético del miedo y del coraje ............. 208 Traza un mapa de la psicología del miedo y del coraje ................ 215 CAPÍ TULO SI ETE: La Segunda Transformación: enfrentarse a la frustración y la decepción, cultivar la paciencia ..................... 223 Reprograma la biología de la frustración, la decepción y la paciencia ........................................................................... 229 Descubre el signifcado espiritual de la frustración, la decepción y la paciencia ....................................................... 234 Experimenta el poder energético de la frustración, la decepción y la paciencia ....................................................... 243 libertad emocional - tripa.indd 500 22/02/11 11:41 Traza un mapa de la psicología de la frustración, la decepción y la paciencia ........................................................................... 250 CAPÍ TULO OCHO: La Tercera Transformación: enfrentarse a la soledad, cultivar la conexión ............................................. 263 Reprograma la biología de la soledad y la conexión .................... 270 Descubre el signifcado espiritual de la soledad y la conexión ..... 274 Experimenta el poder energético de la soledad y la conexión ...... 281 Traza un mapa de la psicología de la soledad y la conexión ........ 288 CAPÍ TULO NUEVE: La Cuarta Transformación: enfrentarse a la ansiedad y la preocupación, cultivar la calma interior ....... 299 Reprograma la biología de la ansiedad, la preocupación y la calma interior ................................................................... 305 Descubre el signifcado espiritual de la ansiedad, la preocupación y la calma interior .......................................... 312 Experimenta el poder energético de la ansiedad, la preocupación y la calma interior .......................................... 320 Traza un mapa de la psicología de la ansiedad, la preocupación y la calma interior .......................................... 327 La intuición: una herramienta calmante para combatir la ansiedad y las preocupaciones ....................... 333 CAPÍ TULO DI EZ: La Quinta Transformación: enfrentarse a la depresión, cultivar la esperanza ......................................... 341 Reprograma la biología de la depresión y la esperanza ................ 347 Descubre el signifcado espiritual de la depresión y la esperanza .......................................................................... 358 Experimenta el poder energético de la depresión y la esperanza .......................................................................... 367 Traza un mapa de la psicología de la depresión y la esperanza .... 374 Sanar la pérdida: la diferencia entre la pena y la depresión ......... 380 CAPÍ TULO ONCE: La Sexta Transformación: enfrentarse a los celos y la envidia, cultivar la autoestima .......................... 389 Reprograma la biología de los celos, la envidia y la autoestima ... 394 Descubre el signifcado espiritual de los celos, la envidia y la autoestima ........................................................................ 400 libertad emocional - tripa.indd 501 22/02/11 11:41 Experimenta el poder energético de los celos, la envidia y la autoestima ........................................................................ 409 Traza un mapa de la psicología de los celos, la envidia y la autoestima ........................................................................ 415 CAPÍ TULO DOCE: La Séptima Transformación: enfrentarse a la ira, cultivar la compasión .................................................. 425 ¿Qué es lo que te enfurece? ........................................................ 427 Reprograma tu biología de la ira y de la compasión.................... 431 Descubre el signifcado espiritual de la ira y de la compasión ..... 437 Experimenta el poder energético de la ira y la compasión ........... 448 Traza un mapa de la psicología de la ira y la compasión ............. 460 EPÍ LOGO: Vivir al servicio del corazón: la bendición de la libertad emocional ...................................... 473 RECURSOS ..................................................................................... 477 LECTURAS RECOMENDADAS ......................................................... 483 SELECCI ÓN DE ARTÍ CULOS CI ENTÍ FI COS ...................................... 487 Í NDI CE ANALÍ TI CO ........................................................................ 489 libertad emocional - tripa.indd 502 22/02/11 11:41 Para Leong Tan libertad emocional - tripa.indd 7 22/02/11 11:40 9 AGR ADECI MI ENTOS Mi más sincero agradecimiento a todas las personas que han apoyado generosamente mi obra: A Richard Pine, el agente literario de mis sueños. A Betsy Rapoport, redactora esforzada y dedicada, cuyas atencio- nes fueron inapreciables. A Shaye Areheart, editora, diosa y defensora de mi obra. A Tomas Farber y Susan Golant, que me ayudaron a defnir y a confeccionar este libro. A Berenice Glass, mi mejor amiga, que se ríe contagiosamente y a quien siempre le puedo decir la verdad. A Stephan Schwartz, amigo, mentor y hombre del Renacimiento. Doy las gracias especialmente al extraordinario equipo de Harmony Books: Annsley Rosner, Philip Patrick, Jenny Frost, Kate Kennedy, Katie Wainwright, Kira Walton, Linda Kaplan, Sarah Breivogel, Lau- ra Dufy, Cindy Berman, Jie Yang, Shawn Nicholls y Karin Schulze. Por otra parte, vaya mi más profundo agradecimiento a mis amigos y a mi familia, por su inspiración, su estímulo, sus historias vitales y por las innumerables horas que se pasaron ayudándome a destilar la esencia de mi mensaje: Ron Alexander, Barbara Baird, Patricia Bisch, Barba- ra Biziou, Charles Blum, el rabino Mark Borovitz, la reverenda Laurie Sue Brockway, Cary Brokaw, Ann Buck, Janus Cercone, Ilene Connoly, Jennifer Cook, Lisa Davis, John Densmore, Vic Fuhrman, James Grots- libertad emocional - tripa.indd 9 22/02/11 11:40 10 tein, Barry Haldeman, Ping Ho, Melinda Jason, Cathy Lewis, Frank Lowree, Michael Manheim, Mignon McCarthy, Meg McLaughlin- Wong, Richard Metzner, Caroline Myss, Daoshing Ni, Mary Oliver, Dean Orlof, Maxine Orlof, Phyllis Ostrum-Paul, Dean Radin, Char- lotte Reznick, Jillian Robinson, Harriet Rosetto, Mark Seltzer, el rabino Don Singer, David Smith, Christina Snyder, James Spar, Ira Streitfeld, Leong Tan, Russell Targ, Roy Tuckman, Niki Vettel, Mary Williams y Beth Zacher. Y a mis padres, Maxine Ostrum-Orlof y Teodore Orlof, que siguen conmigo, aunque ahora desde el Otro Lado. Por último, estoy en deuda con mis pacientes y con los participan- tes de mis talleres, de los cuales sigo aprendiendo mucho. He disfra- zado sus nombres y sus características identifcativas para proteger su privacidad. libertad emocional - tripa.indd 10 22/02/11 11:40 La Tierra es el sitio perfecto para amar. Robert Frost libertad emocional - tripa.indd 11 22/02/11 11:40 13 I NTRODUCCI ÓN libertad emocional: el secreto de la serenidad Te invito a un viaje memorable, en el que vas a poder alcanzar más felicidad, paz y dominio sobre la negatividad de lo que hayas podido conocer jamás. Tú dispones de la capacidad de alcanzar esa libertad emocional, pues la tienes más cerca de lo que te puedas imaginar. Con independencia de lo estresada que sea tu vida actualmente, ha llegado el momento de que hagas un cambio positivo. Nuestra sociedad se halla en medio de una debacle emocional. La gente se muestra inquieta, voluble e inestable, a punto de perder los pa- peles. Sólo el año pasado, se prescribió Prozac a más de treinta millones de personas. Existe violencia doméstica en uno de cada seis hogares. El cincuenta por ciento de los conductores a los que se les interpone otro automóvil responden con un toque de claxon, vociferando, haciendo gestos obscenos o, incluso, con un ataque de furia. Y la mitad de los matrimonios terminan en divorcio. Nada de todo esto se corresponde con el modo en que todos que- remos que sea la vida, pero vivimos en una sociedad que es una olla a presión, una sociedad que nos empuja hasta nuestros límites emocio- nales. Nos merecemos un alivio a la crucifxión que supone el estrés diario. Nos merecemos ser más felices, sentirnos más cómodos dentro de nuestra propia piel, disfrutar de relaciones más gratifcantes. Este libro te va a permitir alcanzar esta elevada calidad de vida, y te va a • libertad emocional - tripa.indd 13 22/02/11 11:40 14 ayudar a manejar el estrés de un modo más ingenioso. Estoy realmen- te entusiasmada por poder ofrecerte todas estas herramientas nuevas, herramientas prácticas, para el dominio de tus emociones, y ello por- que los mecanismos convencionales para abordar las emociones ya no son sufcientes en un mundo tan hipertenso como éste. Es una locura levantarse cada mañana con ansiedad crónica, con fatiga o con depre- sión, como les ocurre a tantas y tantas personas. Yo me rebelo contra ese triste y sombrío statu quo, y espero que tú también te rebeles. Libertad emocional ofrece una respuesta a tus reivindicaciones de felicidad, a las reivindicaciones de tu corazón. ¿Qué es la libertad emo- cional? Libertad emocional signifca incrementar tu capacidad de amar mediante el cultivo de emociones positivas y de la observación compa- siva y la transformación de las negativas, tanto si se trata de tus propias emociones como si son las emociones de los demás. Esta habilidad vital fundamental te libera del miedo, y te permite navegar entre las adversi- dades sin entrar al ataque, sin perder la calma ni dejarte descarriar por ellas. ¿Cuál es el resultado? Con la verdadera libertad emocional puedes elegir reaccionar constructivamente, en lugar de renunciar al control de la situación cada vez que te pulsan los botones adecuados, como ha- cen la mayoría de las personas. Con ello, consigues comunicarte mejor y recuperar la confanza en ti mismo y la empatía por los demás. Y así te haces dueño del instante, sea lo que sea aquello a lo que te enfrentas. Aunque normalmente vemos la libertad como el poder hablar sin censuras, la emancipación de la esclavitud y el derecho a votar y a dar culto según nuestras preferencias, no vas a poder alcanzar una libertad total en tanto no aprendas a hacerte cargo de tus emociones, en lugar de permitir que sean ellas las que te marquen el rumbo. Se trata de un cambio de paradigma radical que todos podemos realizar, con inde- pendencia de nuestras ansiedades presentes o de nuestras heridas del pasado. Si las emociones te llevan dolorosamente de aquí para allá, este libro te mostrará de qué modo puedes superar esa situación. Tu bienestar me importa mucho, y mi misión consiste en incremen- tar tu libertad emocional, algo que siempre ha estado dentro de ti, pero que tienes que aprender a conectar. Es para mí un gran privilegio ayu- darte a decirle adiós a todo aquello que te aprisiona, que te hace sentir- te temerosa, pequeña o desconectada. Entonces, ya no te verás llevada libertad emocional - tripa.indd 14 22/02/11 11:40 15 inexorablemente a trabar combate contigo misma ni con los demás. Quiero que te sientas encarnizadamente viva. Por eso presento Libertad emocional como una guía que podrás utilizar toda la vida, una guía para liberarte de la tiranía compulsiva de emociones negativas como la preocupación y la ira, a fn de que puedas optar por una vida más alegre. Me he sentido impulsada a escribir este libro porque, como psi- quiatra colegiada en la práctica privada, y como profesora clínica ad- junta de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), trabajo dentro del sistema médico ofcial, donde las emociones se comprenden sólo parcialmente. Incluso hoy en día, las emociones no reciben todo el respeto que se merecen. Con demasiada frecuencia, los médicos igno- ran los datos científcos que vinculan con toda claridad las emociones con la salud. Durante mi formación como psiquiatra en la UCLA fui residente jefe de la Clínica de Trastornos Afectivos. Allí tratábamos «trastornos» emocionales, entre los que se incluían la depresión y la ansiedad, así como desequilibrios bioquímicos que precisaban de medi- cación. Me reunía con los pacientes durante quince minutos cada pocas semanas, les extendía una receta y luego los enviaba a casa. Y, aunque nunca consideré que la medicación fuera la única solución a sus proble- mas (a pesar del celo que ponen en ello algunos de mis colegas), sí que vi que muchos pacientes experimentaban al menos un alivio parcial de sus síntomas, una innegable bendición y un respiro ante su sufrimiento. Sin embargo, durante mis dos décadas posteriores de práctica médi- ca, he descubierto que la libertad emocional rara vez guarda relación con la mera eliminación del síntoma. Supone más cosas, muchas más. A lo largo de los años, trabajando con mis pacientes y con los participantes de mis seminarios, he podido constatar que la libertad emocional llega a través de muchas fuentes, tanto convencionales como no convencionales. Este libro me proporciona la oportunidad de ayudar a expandir la psiquiatría para incluir en ella una visión más amplia de la libertad emocional, y para casar dentro de ella algunas de mis más preciadas pasiones: la medicina tradicional, la intuición, la energía y los sueños; un matrimonio místico, aunque muy práctico. He acuñado el término de Psiquiatría Energética para describir un nuevo tipo de psicoterapia en el que se sintetizan todas estas formas de conocimiento. Explicaré cómo utilizo cada una de libertad emocional - tripa.indd 15 22/02/11 11:40 16 ellas para ayudar a mis pacientes a encontrar la libertad emocional, a fn de que tú puedas encontrarla también. El intelecto, asombrosamente incisivo como es, tiene, no obstante, una visión restringida en lo relativo a las emociones. Ése es el motivo por el cual resulta tan liberador aportar conciencia intuitiva al mundo de los sentimientos, pues lleva hasta más allá los límites de la compren- sión lineal. La intuición constituye un poderoso conocimiento que no se ve mediado por la mente lineal; es una ayuda práctica e ingeniosa en la toma de decisiones. La intuición puede ser una corazonada, un sue- ño, una «certeza», una orientación específca o una advertencia de peli- gro. En tiempos turbulentos, la intuición es una voz en el desierto que te permite atravesarlo; y en los momentos de bonanza es de gran ayuda para que la bonanza continúe. En contra de lo que puedas suponer, la intuición es la antítesis de un «cuento». Realmente, se puede percibir físicamente como una «sensación visceral». La ciencia de vanguardia asocia esta sensación con una especie de «cerebro» que tenemos en los intestinos y que se denomina sistema nervioso entérico, una red de neu- ronas que aprenden y que almacenan información. Y, curiosamente, los investigadores de Harvard han vinculado la capacidad general para la intuición con los ganglios basales, una parte del cerebro que nos infor- ma de que algo no anda bien y que será mejor hacer algo al respecto. Las emociones tienen también un lenguaje intuitivo que ruega en si- lencio que nuestro cuerpo decodifque: «energías sutiles» que se mueven a través nuestro y que se pueden percibir. Se trata de lo que la medicina china denomina chi, de nuestra fuerza vital, que constituye un área creciente de estudio científco. Sentimos las emociones en nuestro interior, en tanto que su energía se expande hasta más allá de nuestro cuerpo, afectando al mun- do que podemos tocar, determinando nuestras afnidades. De forma simi- lar, la energía emocional de otras personas también impacta en nosotros. En la actualidad, soy una mujer que viaja por muchos mundos. Mi enfoque de la libertad emocional hace uso de lo mejor de la esfera tradicional y de la no tradicional a la hora de hacer mapas del territorio del corazón. En este libro, me extenderé en los cuatro componentes principales de las emociones que conforman nuestra salud y nuestro estado de ánimo: biología, energía sutil, psicología y espiritualidad. ¿Por qué no resaltar la espiritualidad? Con ello quiero reconocer que libertad emocional - tripa.indd 16 22/02/11 11:40 17 existe una sensación elevada de misterio en las emociones. Albert Eins- tein dijo: «La más hermosa experiencia que podamos tener es la de lo misterioso. Es la emoción fundamental que aparece en la cuna del verdadero arte y de la verdadera ciencia». Para tantear este punto, ten- dremos que reconocer que somos seres espirituales que tienen una ex- periencia humana. Es imposible comprender cómo funcionamos emo- cionalmente sin una perspectiva cósmica; todo en nosotros, incluida nuestra biología, es una expresión de lo divino. El hecho de ver las emociones como un campo de entrenamiento para el alma enmarca cada una de las victorias que logramos sobre el miedo, la ansiedad y el resentimiento como una forma de desarrollar tus músculos espiri- tuales y ser más capaz de amar y de cultivar la bondad. Todo lo que te separa de tu luz te distancia también de tu conexión espiritual. Estoy implacablemente consagrada a ayudar a mis pacientes y a ti a combatir las fuerzas emocionales de la oscuridad que te hacen sufrir. Se trata de algo que hay que hacer, porque todos sufrimos. Si no se aborda este problema, terminamos haciendo daño a los demás y haciéndonos daño a nosotros mismos. He visto con demasiada frecuencia hasta qué punto pueden deformar a una persona los estragos del sufrimiento. Te voy a enseñar de qué modo puedes disipar la negatividad, para que pue- das desprenderte del sufrimiento y puedas ser más amoroso. La bondad no rehúye a la oscuridad, pero alcanzar la libertad emocional no sig- nifca hacerse blando, ni tampoco entumecer nuestros sentimientos ni vomitarlos indiscriminadamente sobre los demás. Implica esforzarse por desarrollar todo lo que hay de positivo dentro de nosotros, así como res- ponsabilizarse por todo nuestro espectro de sentimientos, dominándolos y dándonos cuenta de que nosotros somos mucho más fuertes que ellos. También me he sentido impulsada a escribir este libro a modo de testamento de mis propios progresos en el sendero hacia la libertad emocional. Procedo de un linaje de mujeres fuertes y cariñosas que, a pesar de sus logros, lucharon a brazo partido con sus miedos a no ser sufcientemente competentes; unos miedos que les impidieron revelarse en su propia grandeza. Mi madre y mi tía, por ejemplo, siendo dos jóvenes médicas en Filadelfa, durante la Segunda Guerra Mundial, llevaron solas la sala de urgencias de los barrios pobres del centro de la ciudad. Y mi abuela era una llamativa vidente, que curaba a sus vecinos libertad emocional - tripa.indd 17 22/02/11 11:40 18 con las manos durante los difíciles años de la Gran Depresión. Estas maravillosas, talentosas y complejas mujeres fueron un modelo para mí; para bien o para mal, he compartido con ellas tanto sus fortalezas como sus aprensiones en mi propio sendero hacia la autorrealización. He aprendido mucho acerca de las consecuencias que trajeron con- sigo las emociones negativas en el caso de mi madre. A los setenta años, con una próspera consulta privada de medicina familiar en Be- verly Hills, y con todas sus credenciales en orden, optó no obstante por presentarse al examen de graduación a nivel nacional para demostrar que era tan «competente» como los médicos recién salidos de la facul- tad de medicina. Todo el mundo, incluso mi padre (que también es médico), otros médicos amigos, y yo misma, le dijimos: «¿Para qué te vas a forzar a hacer eso?». Pero, como era habitual en ella, mi madre se obcecó. Por mucho que nos sacara de quicio, mi madre aún tenía algo que demostrar. Nosotros no éramos más que espectadores, amándola lo mejor que podíamos, o haciéndole daño cuando ella nos hacía daño. La preparación para aquellos exámenes fue un trabajo hercúleo, que le exigió muchos meses de intenso estudio. Aun cuando estaba impeca- blemente dotada para la medicina, aun siendo una médica compasiva, adorada por sus pacientes durante cuatro décadas, seguía estando po- seída de cierto sentido de inadecuación. Aunque hubiera mil personas que le dijeran cuán increíble era, sólo con que una le hiciera un comen- tario despectivo, se lo guardaba dentro y se lo creía. Le resultaba más fácil ser amable con los demás que ser amable consigo misma, paradoja que muchos compartimos. Veinte años antes, a mi madre le habían diagnosticado un tipo de linfoma de crecimiento lento. No se le había extendido, aunque tampoco había desaparecido. Pero, poco después del examen de graduación, el tumor cambió y se transformó en una forma agresiva de leucemia; y, aunque aprobó heroicamente sus exá- menes, murió al cabo de seis meses de su hazaña. Poco antes de morir, me confesó que creía que el estrés y los miedos que había albergado con todo aquello habían acelerado su muerte. El hecho de haber presenciado los forcejeos de mi madre con las du- das que albergaba respecto a sí misma me proporcionó unos atisbos vita- les en lo relativo a la libertad emocional. Como hija, pude ver el horrible precio que las emociones negativas le habían impuesto a la persona que libertad emocional - tripa.indd 18 22/02/11 11:40 19 más quería. Me moría de impotencia viendo cómo se debilitaba. Incluso antes de que ella muriera, llegué a experimentar el escalofrío celular de haber perdido a mi madre. Permanecí a su lado hasta el momento en que se volvió de un dorado brillante y dejó de estar en esta tierra. Du- rante aquellos desgarradores días, la conexión cuerpo-mente nunca se me hizo más evidente. Irónicamente, ni una pizca del ser consciente de mi madre estaba deseando morir, pero al estrés y al miedo eso les im- portaba bien poco. Golpearon sin misericordia su sistema inmunológico de setenta años, gravado ya con un cáncer, y su cuerpo no lo resistió. Y conociendo a mi madre se me conoce a mí: aún hoy en día, hay veces en que no puedo parar mis miedos ni a ese tirano interior, y es un inferno. Sin embargo, la diferencia crucial entre mi madre y yo estriba en que me he comprometido explícitamente a no dejarme gobernar por las emociones negativas. Lucharé hasta el fnal por imponerme a ellas. Éste es mi juramento eterno, y estoy haciendo frmes y gratos progresos en ello. Pero mi madre era de la vieja escuela, donde una tenía que aguantar el tipo, creer en las hazañas como en las Escrituras y huir de la psicoterapia. No es que no quisiera liberarse de sus miedos; en muchas de las conversaciones que manteníamos mientras tomába- mos el té, los sábados, me confesó el anhelo que tenía por alcanzar cierta paz interior. Simplemente, es que nunca estuvo dispuesta a dedi- carle el tiempo y la energía necesarios para conseguirlo, fuera mediante una introspección contemplativa o con la ayuda de un guía experto. Y, aunque creía devotamente en el judaísmo, los servicios tradicionales a los que asistía no se centraban en el signifcado espiritual cotidiano de las emociones, ni la ayudaban a ir al meollo del asunto de cómo liberarse del miedo. Ni siquiera al fnal dispuso de las herramientas necesarias para el cambio. Me rompe el corazón que mi madre, una mujer tan valerosa y tan cualifcada, nunca llegará a tomar plena con- ciencia de su propia valía. Si lo hubiera hecho, quizás habría vivido más, y habría descubierto otro capítulo de satisfacciones en su vida, un capítulo que no habría tenido nada que ver con los logros. Pero éste es un tránsito que hay que negociar a medida que se envejece, una gracia que una misma tiene que buscar. Mi madre mi hizo muchos regalos, entre los que se encuentran la tenacidad a la hora de seguir mis sueños y el profundo deseo de libertad emocional - tripa.indd 19 22/02/11 11:40 20 aprender. Pero de su vida aprendí también la desesperada necesidad que tengo de sanar las emociones negativas, a fn de lograr mi propia paz interior y de ayudar a mis pacientes a hacer lo mismo. El poder del amor es el paladín de la libertad emocional, y tenemos que respetar esa voz interior que dice: «Cariño, sé amable contigo misma. Tienes todo lo que hay que tener, y eres hermosa». La compasión se halla en todos y cada uno de nosotros: es la respuesta defnitiva, la respuesta a la que yo aspiro, para enseñársela a mis pacientes y para gritarla desde los tejados. Dentro del espíritu de la compasión, puedes utilizar Libertad emo- cional para crecer con fuerza y con alegría. Este libro está dividido en dos partes. La primera, «Tanteando el poder de la libertad emocional», te introduce en los cuatro componentes de las emociones. En él, se te ofrece un test de autoevaluación, que te servirá para evaluar tu actual nivel de libertad emocional, con el fn de que puedas llevar un registro de cómo crece, a medida que vayas practicando los principios que se te ofrecen en este libro. También te voy a invitar a que entres en el romanticismo de los sueños y del sueño, unos revolucionarios estados de conciencia que ofrecen una sabiduría liberadora. Todo el mundo puede acceder a este reino, aun cuando no hayas sido nunca capaz de recordar tus sueños. Obtendrás cierto alivio de tu insomnio, y apren- derás a ver las pesadillas y todos los sueños como aliados, como fuer- zas sanadoras. Por último, te mostraré cómo mantenerte abierto sin permitir que te abrume el mundo, que con tanta frecuencia se muestra insensible. Me resulta sumamente placentero compartir estas solucio- nes (entre las que se incluye el descubrir tu tipo emocional y cómo optimizarlo), por cuanto sé muy bien lo que se siente al ser una esponja que absorbe todas las angustias de la gente que me rodea. También te ofreceré una «guía para sobrevivir a los vampiros emocionales», una serie de consejos para protegerte de amigos, familiares y compañeros de trabajo que te chupan la sangre emocional hasta dejarte seco. En la segunda parte, «Tus herramientas para la liberación», te ofrezco un enfoque práctico para enfrentarte a las siete emociones de moda más difíciles y para construir emociones positivas. Cada capítu- lo recibe el nombre de «transformación», y cada uno aborda diferen- tes emociones; algunos capítulos te pueden resultar más cercanos que otros. Presento la negatividad como un medio para alcanzar un fn, libertad emocional - tripa.indd 20 22/02/11 11:40 21 como una forma de sufrimiento que hay que confrontar y transformar. Aparecerá de forma periódica, pero aprenderás a hacerla retroceder rápidamente de nuevo. He emparejado las emociones negativas y las positivas en cada capítulo porque la libertad se desarrolla al practicar estas transformaciones, y no quedándose atascado en el pesimismo. Por ejemplo, te voy a ofrecer técnicas para superar el miedo con el co- raje, o los celos con la autoestima. De manera similar, te mostraré for- mas para abordar la soledad, la ansiedad, la frustración, la depresión y la ira, para crear una vida compasiva y vibrantemente conectada. Con cada transformación, ilustraré de qué modo los cuatro componentes de las emociones (su biología, su espiritualidad, su poder energético y su psicología) pueden ayudarte a alcanzar una totalidad más serena. Aunque las desgracias nunca vienen solas, lo mismo ocurre con la paz interior. Compartiré contigo mi viaje personal con cada emoción, mis retos y mis victorias. También descubrirás de qué modo alcanzaron la libertad emocional muchos de mis pacientes, de los participantes de mis talleres y de mis amigos, para que aprendas el modo de conseguir- lo tú también. Dedico este libro a todas aquellas personas que están abrumadas por el estrés emocional, pero que carecen de las herramientas necesa- rias para implementar un cambio: las que están buscando empleo, los superpadres desbordados de obligaciones o los preocupados crónicos que anhelan dominar la exhalación de la vida, y a todas aquellas per- sonas que se sienten solas, pero que anhelan una mayor sensación de conexión. El libro está dirigido también a todos aquellos que padecen esos problemas que se etiquetan como de «psicosomáticos», como el síndrome de fatiga crónica y la fbromialgia, que se alimentan de pen- samientos y sentimientos negativos. Y también te benefciarás de este libro si te encuentras en un buen momento emocional pero quieres sentirte aún mejor. Deja que Libertad emocional te guíe a través de tu mundo emocio- nal. Ve a tu propio ritmo. Tengo una fe ciega en los pasitos pequeños, pues generan cierta sensación de seguridad y confort, y previenen cual- quier tipo de sobrecarga. ¡Yo he tenido sobrecargas con las epifanías! Por reveladores que puedan ser estos momentos que cambian la vida, suelen ser difíciles de mantener. La zarza ardiente de Moisés es algo libertad emocional - tripa.indd 21 22/02/11 11:40 22 milagroso, pero yo no iría por ahí buscando zarzas ardientes, ni deja- ría que mi crecimiento personal dependiera de ello. Te animo a que, en vez de eso, hagas pequeños cambios con un gran amor; cuando se acumulen esos cambios se harán duraderos. Puntada a puntada, al fnal lo coses todo. Ve despacio y no te compliques. Utiliza las estrate- gias que se ofrecen en cada capítulo. En mi práctica médica, he visto benefciarse de ellas desde mamás estresadas hasta ejecutivos agresivos. Durante este proceso, puede que avances para, luego, deslizarte hacia atrás un poquito. Pero no te preocupes; así es como funciona. Un error sólo es un error si no aprendes de él. Ten cuidado, pues, hasta con la mejor de las intenciones, las emociones pueden llegar a dislocarnos, pues saben cómo pillarnos con la guardia baja si no estamos centrados. Tomemos, por ejemplo, la frustración, la que pone a prueba nues- tra ecuanimidad cuando surgen obstáculos, sean triviales o extremos. Hace poco, tenía una cita con el dentista, cita a la que iba a llegar con el tiempo demasiado justo. Cuando iba a salir del estacionamiento del edifcio, me encontré con un monstruoso camión que bloqueaba la salida; perdí unos preciosos minutos intentando localizar al dueño para que lo retirara. Mientras iba de camino al dentista, recibí una decepcionante llamada telefónica al móvil, en la que me decían que se había venido abajo un proyecto en el que había depositado grandes es- peranzas. Más tarde, confusa por aquella frustración, no me acordé de que hacía poco tiempo que mi dentista había cambiado su consulta de lugar, y ya había aparcado mi automóvil en el aparcamiento equivoca- do. Y así, con las prisas, intenté tomar un atajo y terminé perdiéndome. Ahora sí que llegaba tarde. Pero tuve un golpe de suerte. Allí había un guardia de seguridad, ataviado con un pulcro uniforme planchado y con un brillante revólver. Él me podría indicar el camino. Le pregunté nerviosa por dónde tenía que ir, pero no obtuve respuesta. De repente, me di cuenta de que se le veía extrañamente silencioso. Y entonces me percaté de todo: ¡estaba hablando con un maniquí! Lo toqué… estaba disecado. Oí a alguien que se reía detrás de mí, y entonces vi al verda- dero guardia de seguridad, a unos cuantos metros de distancia. —¡El maniquí parecía tan real…! –comenté avergonzada. —No se preocupe –respondió–. La gente hace lo mismo que usted a todas horas. No se dan cuenta de que es una obra de arte. libertad emocional - tripa.indd 22 22/02/11 11:40 23 Aunque me río abiertamente de mis propias tonterías, la suma de frustraciones que había acumulado aquel día se había llevado lo mejor de mí. ¡Allí estaba yo, pidiéndole a un maniquí que me orientara! Un delicioso y contundente recordatorio de cuán importante es tener en cuenta nuestras emociones. No queremos dejarnos guiar a ciegas por aquéllos con los que hablamos, ¡con que imagina seguir las indicacio- nes de un maniquí! Pero, si lo haces, ten por seguro de que te vas a reír mucho con ello. Luego, corrige inmediatamente tu rumbo. A lo largo de todos los giros y vueltas emocionales de mi vida, mi salvación ha sido el disfrutar de cierto sentido del humor. Mientras te escribo, una tormenta invernal descarga sobre el Pa- cífco. Una enorme extensión de crestas blancas motea mi amado océano al otro lado de la ventana. La marea retrocede con el ocaso, mi momento favorito del día. El viento azota con fuerza, ululante, mientras unos rayos dorados penetran ese gris acerado que amenaza con engullirse el mundo. Me encanta estar aquí sentada, simplemente observando. Me siento la persona más afortunada del mundo, mien- tras contemplo esta gloriosa escena. Oscuridad, luz, o los infnitos ma- tices intermedios… he llegado a apreciarlos a todos. No lo olvides: mi lengua natal es la intuición, ese lenguaje invisible y no pronunciado que escudriña la poesía de las cosas, una forma de sentir y de conocer que me llega más que cualquier análisis lineal o que la mayoría de las palabras. A lo largo de este libro, aportaré esta estética a nuestra ex- ploración de las emociones y te la impartiré. Sé amable contigo mismo en este inolvidable viaje. Disfruta del paseo. Aunque a los seres huma- nos aún nos queda mucho camino por recorrer, somos, aun con todo, luminosos. Judith Orloff Marina del Rey, California libertad emocional - tripa.indd 23 22/02/11 11:40
Copyright © 2021 DOKUMEN.SITE Inc.